De pagoda en pagoda

0

Posted by Felix | Posted in Asia Sureste, Camboya, El viaje | Posted on 07-08-2013

Mientras que esperamos por nuestros visados aprovechamos el tiempo visitando Phnom Penh y descubriendo la cultura khmer con nuestro amigo Pirom y su novia.

Éstos chicos están en relación con SmallWorld. Una asociación de jóvenes emprendedores. Pirom es un chico fantástico creativo y lleno de ideas. Además de estudiar y trabajar, compone música. Ahora acaba de terminar de editar una nueva canción sobre Camboya: Khmer Flag . Además nos enseña todos los detalles del deporte nacional khmai: ”Sey Dok” (en kamai). Con esta curiosa pelota hay varios tipos de modalidades. Las dos más famosas son el ”seypaktakraw” y el “Chinlone”.
  • El seypaktakraw se juega tres jugadores contra otros tres en un campo parecido al de boleibol, con la condición que no se pueden usar las manos ni los brazos. Eso hace que los jugadores peguen asombrosos saltos y mortales para sacar o devolver la pelota al contrincante. Aquí os dejamos un vídeo demostrativo.
  • El Chinlone, se juega en círculo. Siete miembros de un mismo equipo tienen que ir pasándose la pelota de manera consecutiva sin que se caiga la pelota.
Es espectacular verles entrenar para los “Seagames“, una competición olímpica donde participan muchos países asiáticos. Este año se celebrará en Myammar.
Una vez que hemos obtenido los visados para Thailandia, nos despedimos de nuestros amigos y de Phnom Penh. Ponemos rumbo hacia los maravillosos templos de Ankor, a 350 km de la capital de Camboya. La ruta es sencilla ya que las carreteras son buenas y completamente planas. Disfrutamos de paisajes increíbles de campos de arroz, palmeras y de un cielo claro.
Estamos en medio de las elecciones presidenciales por lo que cada día somos testigos de decenas de desfiles de gente con pancartas. Muchísimas personas se echan a las calles en tuk-tuks, motos, camiones, tractores y remolques decorados con las banderas de los paridos. El objetivo es demostrar qué partido tiene más apoyos. Los altavoces están al máximo y por donde vamos se escuchan los discursos y la música de las manifestaciones. En parte nos da rabia el no poder enteneder lo que dicen.
El partido en el poder el es “National People´s party” y su líder es un ex khmer Rojo que lleva casi 30 años en el poder. (Para saber un poco más sobre la masacr). La oposición es el “National Rescue Party”y su líder Sam Rainsy.
Las elecciones están muy turbias y cada día oímos nuevas trampas del gobierno actual: casi un millón de personas que no aparecen en las listas, gente que puede votar más de una vez o ciudadanos vietnamitas que “han sido invitados” a votar el día de las elecciones.
Nosotros no dejamos de sorprendernos cada día. La gente nos cuenta cosas con resignación, ya que no pueden hacer nada. Después de las elecciones el gobierno tiene 60 días para mostrar los resultados electorales… así que no sabemos qué pasará al final.
Seguimos nuestro camino y en Camboya hemos descubierto una nueva forma de hospitalidad; las pagodas budistas. Cuando estamos muy cansados y no encontramos nada o ningún sitio donde dormir, buscamos la pagoda más cercana. Enseñamos nuestro proyecto en Khmai nos dejan u ofrecen un sitio cubierto de la lluvia donde dormir. También aprovechamos para darnos una ducha con otros monjes. Es genial porque nos deja ver la vida dentro de una pagoda: los jóvenes aprendices, los más mayores, los rituales y su día a día.
Poco a poco vamos avanzando por extensos y planos paisajes verdes, plagados de plameras y plataneras, siempre teniendo cerca el gran lago Tonle Sap. La verdad es que no hay gran diferencia con los paisajes del sur de China o Vietnam. La verdadera diferencia son las sonrisas de los camboyanos. Amplias, enormes y sinceras. Desde los más pequeños/as hasta los más mayores, todo el munod nos saluda y nos ofrece su mejor sonrisa. A veces nos olvidamos de que sólo han pasado 30 años desde el sangriento episodio de los Khmer rojos. Podemos ver el rastro de destrucción cultural, vieno gran cantidad de templos del siglo V al X, reducidos a escombros.
Una noche se le rompe la cadena a Giom. Suerte que estamos en mitad de un pequeño pueblo. Los vecinos al vernos reparar la bici nos invitan a pasar a su casa. Esta noche no nos mojamos! Así que después de una ducha con agua de lluvia, nos vamos a acostar seguros, protegidos por nuestras mosquiteras.
Mañana llegamos a Siem Reap con suerte donde nos esperan los famosos templos de Ankor.

Write a comment

Notify via Email Only if someone replies to My Comment