Dos meses en Bishkek…

4

Posted by Felix | Posted in Asia central, El viaje, Kirguistán | Posted on 19-02-2013

… dan para mucho. La verdad que han sido unos meses intensos en los que el tiempo ha volado. Ya empezamos a sentir la primavera que, aunque está latente todavía, empieza a calentar las calles de Bishkek.

Desde que llegamos a Bishkek todo ha cambiado mucho.

Llevamos con unas temperaturas de -15ºC y durante las primeras semanas casi no salimos de casa. En la calle la temperatura era de -30ºC, así que ibámos de un sitio a otro bebiendo té todo el día para entrar en calor.

Una vez en Bishkek, Giom y yo decidimos tomar un poco de distancia durante nuestra estancia en Bishkek. Durante cuatro meses hemos pedaleado, comido, trabajado, dormido, riendo, discutiendo, cocinando juntos, y necesitábamos un poco de espacio.

Yo encontré a Andrey y Diana, una pareja joven con la que he vivido estos dos meses a cambio de clases de español. Giom, por su lado, encontró un apartamento muy céntrico. Él ha coñpartido piso con Lena, una chica americana.

Los dos hemos conocido a muchos otros viajeros. Hemos conocido a ciclistas: Jun (un coreano), Agustín (gallegos), Pablo y Olga (riojanos), Jude (inglés) desde Inglaterra a India, Soha y Somayed (iraníes) con su proyecto parecido al nuestro: The Dreammakers y a Aitor y Laura (guipuzkoanos) con su proyecto Plantate! y muchos más belgas, austriacos, alemanes… También a muchos mochileros: Jeremy Marie, toda una referencia en cuanto a viajar haciendo autostop (con más de 5 años de experiencias en su mochila); Mark, un poeta y apuesto viajero, John, Stefanno y otros muchos más.

 

La mayoría de viajeros pasan por esta ciudad para hacer unos y otros visados y ya de paso visitar la ciudad. Sorprende que todo el mundo habla ruso, y es que hay muchos legados de la antigua URSS. Kirguistán se independizó en el año 1991, hace escasos 20 años, por lo que la cultura rusa está muy ligada a todas las personas, en especial a las grandes ciudades.

Por esto, hemos aprovechado a aprender las bases del ruso, nada fácil! pero ya nos entendemos en el bazar, y “chut-chut” (poco) con las personas. Nos ha resultado complicado ya que el alfabeto es diferente. Peor que diferente es que las letras están cambiadas… por lo que la C es una S y así con muchas de las letras. Al final nos apañamos como siempre: con gestos y una buena sonrisa. Estamos muy contentos de haber dado este primer paso que nos habre las puertas a otra cultura diferente.

Con Diana y Andrey he hecho un intercambio culinario: croquetas, empanadas, paellas, cocidosm bizcochos y judías y albóndigas por acrosca, samsa, piros, pirsoki, pure, entre otros muchos platos rusos y kirguisos. Pero sin duda alguna me quedo con el Lagman. El lagman en un plato con pasta fresca, verduras, carne y una mezcla de especias que lo haen único. Para chuparse los dedos!!!! También hemos disfrutado de un “bannia” que es una sauna. Mucha gente tiene una pequeña habitación donde una vez cada semana o al mes, preparan una purificante y relajante sauna.

Hemos tenido tiempo para participar en la asociación medioambiental MoveGreen, creada por nuestra amiga Katie. Allí Tatu y Gulniza  trabajan junto con otros voluntarios para concienciar a la gente de la importancia de cuidar el sitio donde y del cual vivimos, La Tierra.

 

Visitamos varios centros con niños y niñas. Es genial ver la energía que tienen estos niños/as, la fuerza de superación y las ideas tan fantásticas. Hemos recogido sus sueños que ya están en nuestra página “Sueños del mundo”.

Si algo tiene Kirguistán son montañas. Así que no podíamos irnos de aquí sin verlas y sin probar su nieve. He aprendido a hacer snowboard y hemos visto las maravillosas vistas que el magnífico e imponente relieve ofrece a los viajeros. Sin duda Kirguistán es un sitio donde venir tanto en verano como en invierno ya que la naturaleza kirguisa es maravillosa en todas sus formas.

Aquí en Bishkek la vida no para y ni el hielo, ni la nieve, ni las bajas temperaturas paran el ritmo de la ciudad. Los bazares y mercados en la calle siempre están abiertos y para nosotros es increíble ver a los/as vendedores/as cubiertos con muchas capas de ropa. Disfrutamos yendo a Osh Bazar que se ha convertido en mi marcado habitual. Me encanta pasear por todos los edificios con diferentes productos o dejarme llevar por el olor de los recién horneados samsas y lipioskis (pan redondo y con el centro plano).

 

Mañana marcharemos hacia Ysik-kol, uno de los lagos más grandes del mundo. Queremos volver a ponernos en marcha y calentar motores para la siguiente gran etapa: China. Cargamos nuestras alforjas con energía acumulada estos meses y nos lanzamos de nuevo a la carretera!

Comments (4)

Menuda aventura. Que envidia. Mucha suerte en la siguiente etapa y pedalea rápido que todavía llegas a Barco

Estoy dando muchas vueltas a los campas, ideas, proyectos, dinámicas… ¿Cómo veis un campa itinerante hasta Vietnam :-D ? Un abrazo fuerte y mucha energía para este año!!!!

OHHHH!!! parece que os va todo genial, desde mis clases de Historia Medieval os mando mucho animo, que recargeis las pilas, cogais el ritmo y sigais pedaleando, nosotros desde España os mandaremos todo nuestro apoyo.

Me alegro que os vaya todo bien, animo campeones!

Andreas

Gracias por estar ahí! Mucha suerte y ánimo que suena muy interesante. Un abrazo!!!

Write a comment

Notify via Email Only if someone replies to My Comment